El año de los libros sobre la crisis

Artículo publicado en el Anuario DeLibros (Enero 2010) y en Know Square (Febrero 2010).

Si estamos de acuerdo en que el principal cometido de los editores de No Ficción es publicar libros que den respuesta a las preocupaciones que en cada momento acechan al público lector, estaremos de acuerdo en que durante el pasado año 2009 dicho cometido se cumplió con creces. La demanda de los lectores fue doble: por un lado textos en los que se explicaran las causas y orígenes de la crisis económica y, por otro, manuales en los que se dieran las instrucciones precisas para combatir sus efectos, tales como el incremento de la morosidad en las empresas, las trabas para acceder al crédito o la dificultad para reincorporarse al mercado laboral. La respuesta de los editores no se hizo esperar y desde principios de año se sucedieron las novedades editoriales sobre la materia.

Entre los libros que daban respuesta a la primera demanda de los lectores, esto es, a las causas y orígenes de la crisis, el triunfador absoluto fue La crisis ninja y otros misterios (Espasa), de Leopoldo Abadía. Su éxito, a mi entender, radicó en dos grandes factores: la simplicidad de su explicación, apta para todos los públicos, y la excelente campaña de marketing y de comunicación orquestada por la editorial, que paseó al carismático autor por toda la geografía española, así como por los platós de los programas de televisión de mayor audiencia. Asimismo, en su inesperado y rotundo éxito cabe encontrar muchas de las explicaciones acerca de la prolija actividad de los editores en esta área en los meses venideros.

Otros libros que gozaron del favor de los lectores, ordenados de mayores a menores ventas según datos de Nielsen BookScan, fueron El crash del 2010 (Los libros del lince) de Santiago Niño Becerra, autor que pronosticaba que lo peor llegaría el año indicado en el título; El Informe Recarte 2009 (La esfera de los libros), de Alberto Recarte, en el que detallaba el origen de la crisis y el porqué de su especial virulencia en España; El hombre que cambió su casa por un tulipán (Temas de Hoy), de Fernando Trías de Bes, ganador del Premio Temas de Hoy 2009; El retorno de la economía de la depresión y la crisis actual (Crítica), de Paul Krugman, autor galardonado con el Premio Nobel de Economía en 2008; Crisis, mentiras y grandes oportunidades (Planeta Empresa), de Carles Torrecilla y Jordi Basté, en el que los autores se servían de su agudo sentido del humor para explicar lo acontecido; Animal Spirits (Gestión 2000), de George Akerlof y Robert Shiller, en el que recuperaban el concepto keynesiano de los espíritus animales para dar su explicación del descalabro financiero y El estallido de la burbuja: cómo se llegó a la crisis y cómo salir de ella (Gestión 2000), también escrito por Robert Shiller y en cuyas páginas pedía una remodelación estructural de las instituciones financieras.

Como decíamos, los lectores acudieron a las librerías en busca de explicaciones al origen de la crisis, pero también a la caza de textos que les ayudaran a sortear sus efectos inmediatos. En este apartado cabe diferenciar también dos grandes demandas: la de empresarios y profesionales necesitados de consejos para hacer frente a su día a día laboral, y la de particulares ávidos de conocimientos sobre cómo gestionar sus finanzas personales o bien sobre cómo reintegrarse al mercado laboral.

Dentro del primer grupo, destacaron libros sobre cómo prevenir y gestionar la morosidad, a lo que dieron respuesta Manual contra la morosidad (Autor-editor), de Luis Reverte Lledó, y Cobro de impagados (Gestión 2000) de Pere Brachfield; manuales de marketing sobre cómo hacer frente a la coyuntura económica, tales como Marketing de crisis (Pirámide), de Ariel Andrés Almada o La ciencia del caos (Gestión 2000), de Philip Kotler y John Caslione; textos sobre cómo desprenderse de una empresa en las mejores condiciones posibles, de los cuales el mejor ejemplo es quizá Cómo conseguir el mayor precio para mi empresa (Deusto), de Enrique Quemada; y guías para gestionar una empresa en épocas de crisis, tales como ¿Quieres salvar tu empresa? (Gestión 2000), de Eduardo Navarro, Cómo vencer la crisis (CISS), de Hermann Simmon, o bien Gestión en tiempos de crisis (Deusto), de Juan Fernández-Aceytuno.

Dentro del segundo grupo, el integrado por libros que ofrecían al lector recursos para gestionar del mejor modo posible sus finanzas e inversiones personales, destacaron los del gran Robert Kiyosaki El cuadrante del flujo del dinero (Aguilar) y Padre rico, padre pobre (reeditado en bolsillo por Punto de Lectura en 2009), el nuevo texto de Aítor Zárate: Espabila y gana dinero con la crisis (Espasa) y también El economista en casa (La esfera de los libros), de Juan José Pintado. También fueron varias las novedades editoriales destinadas a ayudar a quienes habían perdido su empleo y necesitaban no sólo reintegrarse al mercado laboral sino también saber gestionar la nueva situación de desempleo, entre ellos Te han despedido ¡Enhorabuena! (Planeta), de Máximo Sant, y ¡Me han despedido! (Plataforma), de Marcos Chicot.

Se observó, asimismo, un retorno de las fábulas empresariales, entre ellas El reino de la humildad (Alienta), de Juanma Roca, si bien la fábula que debía encaramase al primer puesto de las listas de ventas, Cimas y valles (Empresa Activa), la esperada nueva obra de Spencer Johnson, autor del bestseller ¿Quién se ha llevado mi queso?, finalmente pasó algo desapercibida. La crisis fue también protagonista de varios libros de autoayuda, tales como Seis recetas para superar la crisis (Alienta), de Enrique Alcat, La buena crisis (Aguilar), de Álex Rovira, o bien Cómo superar la crisis (Ediciones B), de José Antonio Martínez y José Luis Calvo.

Otros libros sobre la crisis que funcionaron bien fueron El capitalismo funeral (Anagrama), de Vicente Verdú, y España puede salir de la crisis (Planeta), del ex presidente del Gobierno José María Aznar. Asimismo, asistimos a la publicación de un conjunto de libros sobre las más variadas materias y con la crisis como eje principal, tales como La mejor cocina anticrisis (Alba), de Graciela Bajraj, o bien Chistes sobre la crisis (Styria), de Juncal de Rilla.

De todo ello puede extraerse, como conclusión, que el libro sigue siendo una herramienta fundamental para la formación y el aprendizaje. En un año especialmente aciago en cuanto a ventas de No Ficción, y en el que el mercado editorial en su globalidad se mantuvo estable gracias a un número limitado de best sellers de ficción, los libros sobre la crisis demostraron que el público lector sigue acudiendo a las librerías cuando necesita respuestas concretas a sus dudas y preocupaciones, aun a pesar de que en términos absolutos las ventas de libros en los cuales la crisis era su principal protagonista fueron poco significativas (alrededor del 1 % de las ventas totales en la categoría de Adulto No Ficción). Queda por ver durante cuántos meses se alargará la actual coyuntura económica y, en consecuencia, hasta qué fecha el mercado seguirá demandando a los editores de No Ficción textos sobre la crisis.

2 pensamientos en “El año de los libros sobre la crisis

  1. Increíble cuánto se ha escrito sobre el tema. La crisis ninja a mí me gustó por lo mismo, la facilidad con que explica el asunto. Hace poco con el tema de Cantoná y el boicot a los bancos he vuelto a hojear un libro con el mismo planteamiento pero creo que más rigor científico: ¿Dónde está mi dinero?, de Manuel Sarachaga. PAra entender el funcionamiento de la economía y los problemas de la crisis, fenomenal. Eso sí, la mayor campaña de márketing que se le ha hecho creo que se la estoy haciendo yo. Otro que tengo ganas de leer es uno que acaban de publicar Sami Nair y Susan George. Gracias por el post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *