¿De qué hablábamos en 2003 cuando hablábamos de libros electrónicos?

Hace unos días, mientras consultaba un tomo de la Enciclopedia Larousse, me di de bruces con un artículo que escribí en el año 2003 por encargo de los editores de la Enciclopedia Larousse y en el que describía lo acontecido hasta el momento en el campo de la edición electrónica y, en concreto, en el sector de los libros electrónicos. Tras leerlo, movido por la curiosidad, me di cuenta de que más de una década después cuando hablamos de libros electrónicos seguimos hablando prácticamente de lo mismo: excepto las referencias a la piratería, que no aparecen en el artículo en cuestión, las preocupaciones de aquellos tiempos parece que no sólo no han caducado sino que se mantiene más vigentes que nunca: escasas ventas, magros beneficios, DRM, incompatibilidad de formatos, etc. A continuación reproduzco el artículo para que juzguen por ustedes mismos.

LIBRO

[…]

-Informát. y Ed. Libro electrónico, archivo de texto en formato digital que se destina a ser leído o consultado en dispositivos de lectura portátiles o mediante programas informáticos en un ordenador personal (Sin. E-Book.)

-Informát. y Ed. Libro electrónico. Los primeros experimentos en el campo de la edición electrónica se remontan a mediados de la década de 1980. Uno de los primeros libros electrónicos fue la edición de La divina comedia, publicada en 1988 por el editor italiano Zanichelli, bajo la forma de un disquete de 5,5 pulgadas que contenía el texto en formato ASCII. No obstante, hasta finales de los años noventa, el uso de los libros electrónicos se redujo casi por completo al ámbito académico. A partir de 1999, los grandes grupos editoriales mundiales, como Bertelsmann (Random House), Simon & Schuster, AOL Time Warner y McGraw-Hill, crearon sellos editoriales dedicados en exclusiva a la edición en formato digital. A su vez, las grandes empresas de software lanzaron programas informáticos destinados a facilitar la lectura de libros electrónicos en ordenadores, agendas electrónicas y lectores portátiles específicos, con resultados cada vez mejores en lo referente a la legibilidad y manejabilidad.

Microsoft, por su parte, desarrolló el llamado Microsoft Reader, que posibilita la lectura de libros electrónicos en cualquier dispositivo con sistema operativo Windows. Entre sus ventajas, destaca la posibilidad de almacenar gran cantidad de libros en un solo soporte, la búsqueda de términos a través de su diccionario y la posibilidad de modificar el tamaño de la letra con la finalidad de mejorar la calidad de la lectura o realizar anotaciones sobre los textos.

Adobe Systems, a su vez, fundió su Adobe Acrobat Reader con la tecnología GlassBook –empresa que adquirió a finales de 2000- para crear el Adobe Acrobat eBook Reader. Dichos programas se popularizaron con rapidez, si bien debieron competir con otros lectores, como Palm Reader, para agendas electrónicas Palm, o bien Mobipocket Reader, que hace posible la lectura de libros electrónicos en agendas electrónicas y en teléfonos móviles.

rocket-ebookEn cuanto a  los dispositivos de lectura portátiles, diseñados por regla general para la lectura de libros electrónicos de manera exclusiva, los primeros modelos se presentaron a partir de la segunda mitad de los años noventa. A principios de 2000, Gemstar International Group adquirió las empresas NuvoMedia, que comercializaba Rocket eBook, y SoftBook Press, la propietaria de Softbook Reader, los dos dispositivos de lectura más populares del momento. Pocos meses después, Gemstar lanzó al mercado los modelos REB 1100 y REB 1200, con tecnología basada en los modelos precedentes y cuyas versiones posteriores se llamaron GEB 1150 y GEB 2150. Se caracterizan por incluir un módem que permite al usuario conectarse a Internet y adquirir las obras que desee leer, así como por su gran capacidad de almacenamiento. A principios de 2001, la empresa coreana Korea eBook Inc. anunció la comercialización de un dispositivo de lectura llamado Hiebook y que incluía un reproductor de audio en formato MP3 y funciones de agenda electrónica, tales como calendario, libreta de direcciones, calculadora y varios juegos. También a principios de 2001 salió a la venta Cybook, comercializado por la empresa francesa Cytale. Éste último dispositivo de lectura, que no incluía funciones de agenda electrónica, consiguió escasas ventas, a consecuencia de lo cual Cytale se vio obligada a suspender sus actividades en julio de 2002.

Las grandes librerías en Internet, por su parte, también empezaron a incluir los libros electrónicos en su catálogo. En 2000, tanto Barnes & Noble como Amazon.com lanzaron sendos portales destinados a la venta de libros electrónicos. Asimismo, las grandes empresas distribuidoras desarrollaron por las mismas fechas filiales destinadas a la distribución de tales libros. En este sentido Ingram creó Lightning Source, compañía que firmó un contrato exclusivo con Amazon.com para suministrar los libros electrónicos publicados por las editoriales.

La proliferación de formatos y herramientas de lectura provocó cierta confusión entre los consumidores. Para intentar poner orden en este mercado recién creado, en 1999 los grandes grupos editoriales e informáticos se unieron en el llamado Open eBook Forum (OeBF), que tiene por objetivo establecer especificaciones y estándares para la edición electrónica, así como fomentar el desarrollo de aplicaciones y productos que beneficien a los creadores de contenidos, a los fabricantes de software de lectura y a los lectores de libros electrónicos mediante la publicación de material en formatos normalizados.

El mayor logro conseguido por el OeBF fue la creación de las especificaciones de la Open eBook Publication Structure, basada en HTML y XML, cuya finalidad es facilitar a los editores la creación de contenido compatible con todos los dispositivos de lectura existentes en el mercado, sin necesidad de adaptar dichos contenidos a los requisitos de cada dispositivo. No obstante, y a pesar del acuerdo alcanzado por los miembros del OeBF, entre los cuales se cuentan todos los grandes productores de libros electrónicos, lo cierto es que la implantación de la especificación es lenta, de modo que los editores se ven todavía obligados a adaptar sus libros electrónicos a las particularidades de los diversos dispositivos de lectura.

Por lo que respecta al éxito comercial, si bien las primeras previsiones de ventas resultaron muy halagüeñas, en especial tras la publicación en marzo de 2000 de Riding the Bullet, del escritor norteamericano Stephen King, en formato electrónico -400.000 copias en apenas 48 horas-, la venta de libros electrónicos no generó los beneficios económicos esperados. En 2001, y tras dos años de crecidas inversiones, las principales empresas editoriales optaron por clausurar sus distintas filiales destinadas a la edición de libros electrónicos. AtRandom, la filial electrónica de Random House, cerró sus puertas en noviembre de 2001, mientras que Ipublish, de AOL Time Warner, lo hizo un mes después. En España, el Grupo Planeta inauguró en abril de 2001 la librería digital de libros electrónicos Veintinueve.com. El proyecto, no obstante, tampoco tuvo continuidad y cesó sus actividades a mediados de 2002. Aun a pesar de la aparente crisis por la que atravesaba el sector, en julio de 2002 el Open eBook Forum (OeBF) hizo público un extenso informe sobre el mercado de los libros electrónicos en el cual se constataba la aparición de signos de recuperación. Según dicho informe, la mayoría de editoriales incrementó sus ventas durante el primer semestre de 2002. Así, McGraw-Hill Profesional acrecentó sus ventas en un 55% y Harper Collins, a través de su filial PerfectBound, vendió más libros durante los primeros cinco meses de 2002 que en todo el año 2001. Asimismo, el número de descargas de lectores de libros electrónicos durante el mismo periodo aumentó de modo significativo: las descargas del Adobe eBook Reader aumentaron un 70% y Microsoft Reader alcanzó los cinco millones de copias distribuidas. El informe también se refería a la creciente demanda de libros electrónicos por parte de los usuarios de las bibliotecas públicas.

Entre los proyectos institucionales más significativos cabe destacar el proyecto Gutenberg. Iniciado en 1971 en E.U.A., pone a disposición del público en su página web versiones digitales de las obras maestras de la literatura. Se alimenta de las contribuciones de miles de voluntarios, que envían libros digitalizados libres del pago de derechos de autor. En 2002 contaba con 6.267 títulos, entre ellos clásicos de la lengua española como Don Quijote, Fuenteovejuna o La Celestina. En marzo de 2003, por otro lado, los responsables de la biblioteca de Alejandría anunciaron un proyecto destinado a digitalizar los fondos de la biblioteca, de unos 250.000 títulos y ponerlos a disposición de los lectores de Internet. Para ello se contaría con la ayuda técnica de los ingenieros de la biblioteca de la universidad norteamericana Carnagie Mellon, impulsores, a su vez, de un proyecto denominado The Million Books Project (El proyecto de un millón de libros), que preveía digitalizar entre 2001 y 2007 un millón de libros y ofrecerlos gratuitamente para su lectura y consulta en Internet.

La distribución de libros electrónicos en bibliotecas públicas fue posible gracias, en gran medida, a las mejoras en los sistemas de protección de dichos libros. La comercialización de contenidos en formato digital para evitar su copia o distribución no autorizada se lleva a cabo con los llamados “sistemas de gestión de derechos digitales” (DRM). Se trata de un conjunto de servicios cuya finalidad consiste en proteger contra la copia los archivos electrónicos que los usuarios adquieren a través de Internet. Así, puede permitir o prohibir aspectos tales como la distribución del libro a terceros o la copia o la distribución de sus contenidos. El sistema, no obstante, varía en cada uno de los formatos, de manera que cada uno de ellos, por ejemplo Adobe eBook Reader, Microsoft Reader o Palm Reader, incluye formas de protección con características propias. Microsoft Reader ofrece a los editores la posibilidad de elegir para sus libros electrónicos entre tres niveles de seguridad: libros sellados, que permiten al usuario utilizar todas las funciones del programa, pero con protección de la autenticidad del documento, de modo que no es posible modificar el contenido; libros codificados, que incluyen en la portada información del comprador con el objetivo de fomentar un uso legal del libro; y por último, y con mayor grado de seguridad, los llamados libros de derechos exclusivos, los cuales incluyen un sistema de seguridad codificado y una licencia que requiere del lector que haya activado el programa antes de adquirir el título y en los cuales no existe la posibilidad de copiar y pegar el texto a otras aplicaciones.

En España, a pesar de la fallida experiencia de Veintinueve.com, hubo muchas propuestas dirigidas a la edición y comercialización de libros electrónicos. En marzo de 2000, la editorial Manuscritos.com publicó en formato electrónico la novela Fabius dormido, de Antonio Dyaz, y Dos piezas teatrales, de Pedro Maestre, ganador del premio Nadal en su edición de 1996; dos meses después, en mayo, el mismo sello editorial publicó la novela Pateando paraísos, de Fernando Arrabal. No obstante, fue Arturo Pérez-Reverte, con la publicación en noviembre de 2000 de su novela El oro del rey, quien obtuvo una respuesta más favorable por parte tanto de los medios de comunicación como de los lectores. Publicada en formato Adobe PDF, la novela estuvo a la venta en una página web desarrollada por la editorial Alfaguara y el portal Inicia hasta su publicación en papel al cabo de un mes. En marzo de 2002, Broadebooks puso a la venta la edición electrónica del libro de Operación Triunfo, del cual consiguió vender 600 ejemplares, cifra que, pese a lo que pueda parecer, fue considerada un éxito para un libro electrónico. En su versión papel, de la misma obra se vendieron unos 500.000 ejemplares. También a principios de 2002 Ediciones B publicó en formato Adobe eBook Reader las aventuras de Mortadelo y Filemón, que muy pronto se convirtieron en los libros electrónicos más vendidos en España, junto con el de Operación Triunfo.

Las grandes editoriales del país, no obstante, actuaron con cautela a la hora de destinar inversiones de cuantía a la publicación de sus obras en formato electrónico, y pocas mostraron especial interés en experimentar con el nuevo soporte. El primer sello editorial en comercializar libros en formato electrónico fue Edicions virtuals de la Universitat Politècnica de Catalunya, cuyas primeras obras se publicaron en 1997. Asimismo, cabe destacar la presencia en Internet, desde 1995, de Badosa.com, sello editorial dedicado a la difusión gratuita de textos literarios inéditos en formato digital. En junio de 2001, la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) suscribió un acuerdo de colaboración con Microsoft para adaptar sus libros de texto al formato Microsoft Reader. Un año después, la UNED lanzó el portal Liberuned, destinado a la venta y distribución de volúmenes, artículos y revistas de la propia universidad, con un catálogo inicial integrado por 250 títulos. También merece especial atención la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes, inaugurada en julio de 199 y cuyo fondo incluye 8.000 títulos digitalizados de literatura española e hispanoamericana, todos ellos a disposición del público.

Un pensamiento en “¿De qué hablábamos en 2003 cuando hablábamos de libros electrónicos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *